Inicio

Ciudad

Calendario

Marathon majors Marathon majors
Marathon majors: Aprende como prepararte de la mano de un experto

Muchas veces escuchamos a los corredores decir que uno de sus mayores sueños es participar, por lo menos, en un maratón major en su vida deportiva, pero ¿qué es lo que hace diferente a estas carreras y por qué resultan ser tan atractivas para los atletas?

Los World Marathon Majors (WMM), como son conocidas las maratones de Nueva York, Chicago, Boston, Berlín, Londres y Tokio, son las maratones más grandes y prestigiosas, como su nombre lo indica, del mundo. El reconocimiento e importancia de estas carreras viene de la mano de su historia, de la participación de la elite del atletismo profesional, de la preparación que requieren los corredores y de las marcas que estos establecen durante estas, ya que, según los expertos en el tema, son las mejores.

Will Vargas, entrenador del grupo Good Will Runners y corredor desde hace más de 20 años, explica detalladamente cómo debería preparase un corredor que esté interesado en participar en una competencia de esta categoría.

1. ¿Cuál es el camino que debe recorrer un corredor que esté interesado en participar en una carrera major?

Para participar en una de estas competencias, los corredores tienen dos opciones, la primera es empezar directamente y ponerse como objetivo una de las carreras grandes, que son precisamente las major. Hay muchas personas que empiezan inscribiéndose de una vez a la maratón de Nueva York, a la de Chicago o en la Lotería de Berlín, y en cualquiera de estas carreras es en la que comienzan. La segunda opción es seguir un proceso en el que es vital empezar con carreras más pequeñas, por ejemplo, iniciar con una 10K, seguir con una media maratón, dos medias maratones y seguir corriendo carreras que lo hagan completar todo el proceso, aumentando cada vez más la distancia corrida. Esta preparación es una forma segura y efectiva de encaminarse a una maratón e incluso para llegar a una major, todo esto desde el punto de vista pedagógico que yo manejo.

2. Entonces, ¿cuál de las dos opciones sería más recomendable para obtener un mejor rendimiento en una major?

Desde el punto de vista motivacional, digamos que la primera opción funciona mejor, porque la gente cuando va a competir en un evento así de grande se compromete y así mismo entrena fuerte para lograr el resultado esperado. Por eso yo creería que ese arranque es muy importante para obtener un buen resultado en esta competencia.  Pero, por otro lado, considero que, si se hace un proceso controlado y con la ayuda de un entrenador que sepa del tema, se puede llegar con unas mejores bases a la competencia y obtener el resultado esperado. Pero para esto es importante hacer todo el proceso tal cual como debe ser, manejando las distancias de manera progresiva para saber qué es lo que se va a hacer, cómo se va a sentir el corredor y saber a qué riesgos se está exponiendo. Todo esto para que la persona no vaya a tener un mal momento o a terminar con una mala sensación que pueda interferir en el amor que siente por el deporte y no quiera volver a correr, por eso considero importante el proceso.

3. ¿Cuánto es el tiempo promedio para prepararse para este tipo de carreras?

Este es muy variable, pero los entrenadores medimos el tiempo de preparación por macrociclos que son de cuatro semanas y microciclos que son de una semana. En mi caso personal, yo por lo general le propongo al corredor cuatro macrociclos, es decir 16 semanas para una carrera bien importante. Lo anterior teniendo en cuenta que la persona no empieza de ceros, es decir, es una persona que ya ha participado en varias competencias. Lo ideal es que para un principiante sean entre 16 y 24 semanas incluso.

Pero, si es una persona ya muy experimentada, que ha tenido una continuidad en su vida deportiva podría hacer tres macrociclos, es decir doce semanas o incluso los más avanzados podrían hacer una preparación de dos macrociclos, es decir ocho semanas, pero estas últimas son personas ya muy preparadas, con un estado físico muy avanzado y con experiencia de competencias y de entrenamiento, de otro nivel.

4. ¿Cuál es la preparación que debe tener la persona que va a ir a correr una major en términos físicos?

No existe un “by the book” en el que le digan a uno “este es el proceso que debes seguir”. Lo que yo siempre he pensado es que a todos nos dan un juego de legos y cada uno de nosotros crea con ese lego la figura que quiere. Entonces, la preparación de cada corredor es diferente, cada entrenado decide cuándo inicia la preparación, si la hace en dos jornadas o en una jornada, cuántas semanas de carga le va a poner al corredor, cuántas semanas de descanso le va a dejar para la competencia o incluso cuántas semanas de descanso hay entre procesos largos de cada cuatro semanas, ya que después de estos procesos debe haber una semana más relajada que el resto. Lo importante en esta instancia es que el corredor confíe plenamente en la persona que lo está asesorando, que sea un trabajo conjunto entre los dos.

5. Y ¿en términos de alimentación?

Yo considero que cada quien va creando sus propios hábitos alimenticios dependiendo de las exigencias que tenga la competencia a la que se va a enfrentar y la forma en la que su cuerpo vaya asimilando el entrenamiento, es importante que la persona escuche al pie de la letra lo que le pide su cuerpo. Teniendo lo anterior en cuenta, el corredor nunca debe sentir que se le está imponiendo un régimen alimenticio, porque de por sí el proceso de preparación ya es un tema con muchos sacrificios como madrugar, entrenar doble jornada, dolor de piernas, cansancio, entre otros, como para que además se le prohíba consumir ciertos alimentos. Esto puede generar que el atleta sienta que se le están poniendo obstáculos aumentando la posibilidad de abandonar y dañando el resultado final.

6. ¿Cuál es el perfil del corredor que participa en estas carreras?

Hay dos tipos de personas que participan en estas carreras. Por un lado, están las personas que quieren hacer únicamente seis maratones en su vida, las ‘World Marathon Majors’, ellos quieren conseguir la medalla propia de estas competencias, una medalla con seis medallas chiquitas por dentro, y esos son muy puntuales. Ellos no se preocupan tanto por el rendimiento sino por cumplir, por llegar a la meta. Por otro lado, están los corredores que además de querer participar en las seis majors, quieren correr todo tipo de carreras, Iron man, medias maratones locales o internacionales, carreras de aventura, gran fondo de ciclismo, entre otras. Estos corredores consideran que el deporte es su forma de vida y las major son simplemente unas carreras, que, aunque son muy importantes, hacen parte de una gran variedad de competencias deportivas en las que participan.

Pero en general, en estas carreras participa un porcentaje alto de hombres y mujeres mayores de 30 años, primero por la experiencia que tienen para correr y segundo porque este no es un deporte de bajo costo, debido a las inscripciones, hoteles, tiquetes y demás gastos que se le puedan presentar a uno. Por esto es importante, de ser posible, contra con el apoyo de patrocinadores o de programas como Copa Runners un plan diseñado para ofrecer tarifas especiales en tiquetes a los corredores, para que puedan viajar y participar en las principales maratones de América y El Caribe.

7. ¿Existe una tendencia en cuánto a la participación de hombres o mujeres en este tipo de carreras?

En cuanto a la participación de hombres y mujeres, el panorama ha cambiado mucho de cuando yo empecé en este mundo, hace 19 años, a ahora. En un principio, en este tipo de carreras, aunque había un gran número de mujeres, la mayoría de las personas que competían eran hombres, pero con el paso del tiempo, este panorama ha cambiado. Hoy en día la balanza está más equilibrada y la participación del género femenino es mucho más grande.

8. Y ¿en cuanto a las edades?

Lo que siempre ha caracterizado a este tipo de eventos deportivos de largo aliento, llámense maratones, Iron man o triatlones, es que los competidores normalmente son de edades adultas, de 30 años para arriba. Esto no significa que no participen menores de treinta, pero definitivamente si se ve más gente mayor.

Lo bueno de este deporte es que permite que tú tengas 50 años y sigas teniendo un alto rendimiento. Hoy en día lo que nos ha generado las redes y la masificación del deporte y que ha sido muy positivo, es que los deportistas pueden presentar un alto rendimiento sin necesidad de ser profesionales y en alto rendimiento me refiero a que, dentro de cada categoría, los deportistas pueden aspirar a estar por encima del promedio.

//